foto

Errantes

Aterciopelados

¡Ay! Yo me fui porque me tocó.
¡Ay! Pero allí dejé mi corazón.

Dejé la vajilla y el televisor.
Dejé mi casita, mi terruño, mi azadón.

Cambié mis paisajes, mi brisa serena,
por fríos semáforos y sucias aceras.

Cambié árboles de fruta,
por pedir limosna en la ruta.

¡Ay! Yo me fui porque me tocó.
¡Ay! Pero allí dejé mi corazón.

Dejé mis muertos sin enterrar.
Por el río bajaba la subienda criminal.

Soy viajero de ausencias.
Cargo a cuestas mi morral.

Llenito de miedo y de soledad.
Pero si sigo vivo por algo ha de ser.

Pa'lante, pa'lante,
errante diamante.

Un héroe ambulante,
para santo aspirante.

Que el velo se levante.
La verdad escalofriante
y sus miserias se destapen.
La justicia haga parte de
esta historia espeluznante.

Que la fe radiante
vuelva a acompañarte.
Valentía tan gigante
y una fuerza tan brillante.

Tú pa'lante, tú aguante.
Errante diamante.

La verdad escalofriante
y sus miserias se destapen.
La justicia haga parte de
esta historia espeluznante.

Que la fe radiante
vuelva a acompañarte.
Valentía tan gigante
y una fuerza tan brillante.

Tú pa'lante, tú aguante.
Errante diamante.

Tú pa'lante, tú aguante.
Errante diamante.

Pa'lante…
publicidade
publicidade