Me cansé de rogarle,
me cansé de decirle
que yo sin ella de pena muero
Ya no quiso escucharme
si sus labios se abrieron
fue pa' decirme ya no te quiero.

Yo sentí que mi vida
se perdía en un abismo
profundo y negro como mi suerte.
Quise hallar el olvido
al estilo jalisco
pero aquellos mariachis
y aquel tequila me hicieron llorar.

Me cansé de rogarle
con el llanto en mis ojos
alcé mi copa y brindé con ella.
No podía despreciarme
si era el último brindis
de un bohemio con una reina.

Los mariachis callaron
de mi mano sin fuerzas
cayó mi copa sin darme cuenta.
Ella quiso quedarse
cuando vio mi tristeza
pero ya estaba escrito
que aquella noche
perdiera su amor.

publicidade