En la historia de tu piel hay una página
escondida y un desengaño que esta vez se
ha vuelto a abrir como una herida. Con los
fracasos del amor hay quien aprende la
manera de hacerse amigo del dolor, pero en
ti, aún quedan huellas. Desnúdate de tus
miedos, de tus penas. Libérame de esa duda
que me rompe el alma. ¿Quién te hizo tanto
daño?
Dime quién arrancó tus ilusiones, quién
ha llegado antes que yo arrasando con
los sueños que tenías. Qué culpa tengo
yo que te amo tanto, tanto, tantoÂ… Dime
quién, cómo pudo destrozar tu fe, la que
busco cada día dibujando mis caricias
sobre tu dolor. ¡Si yo pudiera curar tu
corazónÂ…!
Me pregunto una y otra vez por qué
demonios llegué tarde. Que aunque
me quieres, ya lo sé, hoy te maldigo por
cobarde. Desnúdate de tus miedos, de tus
penas. Libérame de esta duda que nos
envenena. ¿Quién te hizo tanto daño?
Dime quién arrancó tus ilusiones, quién
ha llegado antes que yo arrasando con
los sueños que tenías. Qué culpa tengo
yo que te amo tanto, tanto, tantoÂ… Dime
quién, cómo pudo destrozar tu fe, la que
busco cada día dibujando mis caricias
sobre tu dolor. ¡Si yo pudiera curar tu
corazónÂ…!
publicidade