Vidala Sola

Jorge Cafrune

Por la picada del monte
con mi caballo me voy,
pisando huellas de olvido.
Goteando su sangre,
va mi corazón.

La noche porque es la noche,
no sabe de mi dolor.
Yo se lo cuento al lucero,
y al alba, callándonos,
vamos los dos.

Cuando voy andando,
sé que estoy muriendo,
porque estoy sabiendo,
que no la he de hallar.
Porque estoy sabiendo,
que no la he de hallar.

Nada le digo a la luna,
porque la luna es mujer.
Me hace acordar la senda,
por donde una noche,
llorando se fue.

Vidala del hombre solo,
tristeza al atardecer.
Mi caballo y el lucero,
me llevan de vuelta,
al monte otra vez.

Cuando voy andando,
sé que estoy muriendo,
porque estoy sabiendo,
que no la he de hallar.
Porque estoy sabiendo,
que no la he de hallar.
  • publicidade